Contacto Alienígena a Través de la Meditación

por Pablito

Siddhartha Gautamá meditando bajo el Árbol de Bodhi. Siddhartha Gautamá meditando bajo el Árbol de Bodhi.

En este trabajo nos haremos cargo de la hipótesis que indica que la meditación podría servir para contactar seres extraterrestres. En este sentido, hay personas que afirman haber podido presenciar objetos voladores no identificados (OVNI's) después de participar en sesiones meditativas orientadas a contactar seres espirituales; por lo que se afirma que algunos fenómenos alienígenas pueden estar relacionados a los planos de conciencia (lokas) superiores descritos en las tradiciones Budista e Hinduista, en donde los seres que habitan estas dimensiones (devas) se manifiestan como objetos voladores después de recibir el llamado de los meditantes.

Desde la antigüedad se ha encontrado evidencia de vida extraterrestre. Si se le intenta dar un orden y coherencia a toda la información alienígena existente, se puede concluir que el Universo está lleno de formas de vida; dentro de las cuales se encuentran seres orgánicos pertenecientes a civilizaciones con similitudes a la humana, seres orgánicos más misteriosos que habitan las cercanías de los cuerpos celestes y seres sin organismo evidente que vendrían de otras dimensiones. A estos últimos se refiere el escritor de los libros Freeing the Buddha y A Short Walk on an Ancient Path, Brian Ruhe, cuando afirma que “some UFO’s are devas from the god realm who have the power to manifest themselves as unidentified flying objects, when and where they choose” (Algunos OVNI’s son devas del reino divino que tienen el poder de manifestarse como objetos voladores no identificados, en el lugar y en el momento que lo decidan).

Según la tradiciones Budista e Hinduista, los devas son entidades que no pertenecen al mundo físico ya que habitan planos superiores de conciencia, los cuales pueden ser entendidos como dimensiones o mundos paralelos al nuestro. A los diferentes planos de conciencia, incluida la dimensión física, se les llama lokas. Estos seres viven en un estado de superior poder y felicidad en relación a un ser humano normal, por lo que solamente pueden ser vistos o escuchados por personas que se han desarrollado internamente en algún grado. Tienen la habilidad de adoptar formas físicas para interactuar con seres de planos inferiores, por lo que se dice que pueden ayudar a los seres humanos en su camino. Es por esto que los Budistas desarrollaron técnicas de meditación orientadas a la invocación de devas.

La meditación consiste en liberar la mente de pensamientos. Para alcanzar ese estado existen una gran variedad de técnicas meditativas que facilitan la acción de calmar las numerosas voces que acosan nuestros pensamientos; entre ellas están adoptar posiciones específicas con el cuerpo y las manos (mudras), enfocar toda la atención en la respiración, recitar mantras, etc. Se dice que la meditación aporta grandes ventajas a los que la practican, las cuales tienen que ver con un mayor uso y entendimiento de las capacidades del ser humano.

Esto podría explicar muchos de los fenómenos OVNI que desafían las leyes físicas que afectan a los organismos, considerando los objetos voladores no como naves espaciales conducidas por tripulantes, sino que como seres no-físicos asumiendo formas y movimientos sobrenaturales.

Arte OVNI-Deva.

Brian Ruhe es un practicante y educador budista, fundador del Vancouver UFO Meetup Group, grupo que buscar reunir a las personas interesadas en temas de seres extraterrestres, además de practicar sesiones meditativas grupales con el objetivo de invocar OVNI-devas. Otro activista en esta área es Steven Greer, fundador del Center for the Study of Extraterrestial Intelligence (CSETI), The Orion Project y The Disclosure Project, que también afirma que es posible contactar objetos voladores alienígenas a través del proceso de meditación. En su libro Hidden Truth - Forbidden Knowledge describe una forma de meditación grupal con la capacidad de invitar OVNI’s. En general, la sesión consiste en que la persona guía instruye a los demás participantes a verse a sí mismos elevándose hacia el espacio hasta llegar a visualizar el planeta Tierra en detalle, para después seguir alejándose y poder ver de igual manera el Sistema Solar y la Galaxia; la idea es hacer que todos se sientan uno solo con el Universo. Después de cada sesión, los participantes observan el cielo y sus alrededores con la esperanza de presenciar algún fenómeno.

Según Brian Ruhe, los devas no pueden ser vistos por seres humanos ya que estos seres no pueden intervenir directamente a favor de la raza humana, por lo que afirma que un OVNI nunca va a aterrizar para permitirnos percibir su mundo en nuestros términos. Para poder tener una experiencia más directa habría que asumir un nivel espiritual adecuado para resistir lo desconocido, ya que estos seres podrían venir de dimensiones en donde se entienden mejor los misterios del Universo, haciendo que su presencia sea demasiado poderosa para el ser humano común.